Psicólogos en Torrejón de Ardoz - Madrid

Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologoentorrejon@gmail.com

Las preocupaciones excesivas

Las preocupaciones excesivas

¿Cuántos de nosotros nos hemos preocupado por algo o alguien hoy, hace un par de días, o durante la última semana? Si no hemos sido todos, seguro que hemos sido la mayoría. Sentir preocupación es algo normal en la mayoría de las personas, y se calcula que son más del 38% las que se preocupan por algo al menos una vez cada día.

Pero muchas personas se preguntan cuál es la diferencia entre la preocupación normal y la que resulta excesiva, y si esta última puede considerarse obsesión.

Las preocupaciones son cadenas de pensamientos que surgen acerca de acontecimientos futuros (algunas veces desgracias, peligros o situaciones negativas o desagradables) sobre cuyos resultados tenemos incertidumbre y el peligro o amenaza nos resultan impredecibles o incontrolables. Esto hace que la preocupación, en mayor o menor grado, nos cause ansiedad.

Este tipo de preocupaciones producen un malestar que no es demasiado intenso y que no deteriora nuestro funcionamiento, además de ser más fáciles de controlar.

Cuando la preocupación se vuelve excesiva
Las preocupaciones y ansiedad excesivas forman parte de los componentes principales del Trastorno de Ansiedad Generalizada, en el que las preocupaciones resultan muy difíciles de controlar y van acompañadas de dificultad para concentrarnos, alteraciones del sueño, irritabilidad, fatiga, inquietud y tensión muscular.

Uno de los mayores problemas para las personas con Trastorno de Ansiedad Generalizada es que creen firmemente que el preocuparse tiene ventajas, y eligen las preocupaciones como una manera de resolver los problemas que se presenten.

Aunque las preocupaciones de las personas con este trastorno sobre la vida en general, la situación financiera, el trabajo, los amigos y familiares o la salud no son muy diferentes de las preocupaciones que tienen las personas que no lo padecen, sí que se preocupan por una cantidad mayor de asuntos y situaciones menores. Además, las preocupaciones de estas personas duran más tiempo, son más difíciles de controlar e intensas, y se dan con mayor asiduidad que en el resto de las personas. Así mismo, tienen poca tolerancia a la incertidumbre y se mantienen hipervigilantes ante cualquier estímulo que suponga un peligro.

Diferencias entre las obsesiones y las preocupaciones excesivas
Aunque se tienen a decir que una persona excesivamente preocupada por algo está obsesionada, lo cierto es que las obsesiones y las preocupaciones excesivas tienen diferencias. Las obsesiones son imágenes, impulsos o pensamientos de manera persistente y recurrente que se ven como contrarios a los valores propios y hacen sentir malestar y ansiedad. Y no solo eso, sino que las obsesiones se mantienen durante la mayor parte del día y muy a menudo provocan comportamientos compulsivos que se llevan a cabo para tratar de reducir la ansiedad que provocan.

Leave a comment

Your email address will not be published.