Psicólogos en Torrejón de Ardoz - Madrid

Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologoentorrejon@gmail.com

Los ataques de ansiedad en la primavera

Los ataques de ansiedad en la primavera

Una de las características principales de la primavera son los cambios. Y no sólo nos referimos al tiempo y la temperatura, sino a los que éstos causan en nuestro propio cuerpo. Eso hace que la primavera sea una época del año en la que fácilmente pueden surgir los ataques de ansiedad.

¿Por qué? Para poder entenderlo, hay que saber qué causa los ataques de ansiedad o de pánico. Por regla general, la ansiedad es simplemente una expresión de un estrés que se mantiene, no importa el motivo.

Al referirnos al estrés no tenemos por qué estar hablando de algo que sea malo. En ocasiones cierta dosis de estrés es positiva, pero hay veces en las que suceden muchas cosas al mismo tiempo (un ascenso en el trabajo, que conlleva un incremento del sueldo con el que se compra una nueva casa, y hay que hacer la correspondiente mudanza). Pueden ser o bien elementos excepcionales e independientes, o bien que se han mantenido en el tiempo durante la vida.

Esto hace que la persona se mantenga en una situación de atención, alerta y alarma que le hace necesitar estar bajo control, con un rendimiento excesivo que puede provocar un enorme agotamiento. Y es en ese estado de agotamiento en el que normalmente surgen los ataques de ansiedad. Son, ni más ni menos, una respuesta que ofrece el cuerpo ante el estrés mantenido y ante el cual no hemos dejado que nuestro cuerpo reaccione de manera libre. Y en el momento en que hay un instante de pausa, es cuando surgen todos los síntomas descontroladamente y de una manera brutal.

Estos síntomas de los ataques de ansiedad o de pánico son:

  • Sudoración.
  • Sensación de calor.
  • Sensación de despersonalización o desrealización.
  • Temblores.
  • Taquicardias.
  • Sensación de ahogo o de que falta el aire.
  • Mareos o incluso desmayos.

Hay que tener muy en cuenta que, a pesar de que parezca lo contrario, la ansiedad no provoca una pérdida de control ni es peligrosa. Lo que ocurre es que algo que sucede de manera tan inesperada y explosiva, a menudo en momentos en los que nos encontramos relajados, se siente miedo cuando aparecen los síntomas y la persona con ansiedad se mantiene hiperalerta ante los síntomas, lo que por sí mismo genera más ataques de ansiedad y más miedo a la situación.

En este punto es en el que puede influir negativamente la primavera, y para poder identificarlo es necesario saber esto. Al ser la primavera un periodo en que son muchos los cambios climatológicos que se producen, no es extraño que el propio cuerpo también sufra cambios como sentir cansancio, que la fatiga genere ciertas taquicardias, la retina se adapta a la luz (que es más intensa y más constante), y se produce sudoración al adaptarse el cuerpo a las temperaturas más altas. También pueden aparecer bajadas de tensión, provocando mareos.

Estos síntomas son completamente normales y es algo a lo que estamos acostumbrados porque lo vivimos cada año. Pero en las personas que sufren ataques de ansiedad esta época puede hacerse más difícil ya que la atención que ponen a sus síntomas de tipo físico les impide desdramatizar la importancia de estas cosas que no son más que algo circunstancial. Esto puede hacer que surjan nuevos ataques de ansiedad o de pánico.

Esto se puede prevenir con los siguientes consejos:

  • No olvidar que la ansiedad no es peligrosa, sino que se trata de una reacción de nuestro cuerpo a una tensión a la que no estamos acostumbrados.
  • Recordar que es normal que el cuerpo experimente cambios durante la primavera.
  • No pretender tener el control de los estados y cambios del cuerpo, porque no es posible.
  • Centrarnos en las cosas positivas y en lo que ocurre en el momento. Esto nos distraerá de síntomas que no son importantes.
  • Por último, mantenernos activos, alimentarnos adecuadamente y estar hidratados nos ayudará a luchar contra la astemia de la primavera.

Leave a comment

Your email address will not be published.