Psicólogos en Torrejón de Ardoz - Madrid

Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologoentorrejon@gmail.com

Ludopatía: Atrapados en el juego

Ludopatía: Atrapados en el juego

La ludopatía, en los últimos años, se ha convertido en un problema cuya incidencia ha aumentado en países desarrollados de manera alarmante, lo que la ha convertido en objeto de interés clínico. Lo más grave es que se ha observado un preocupante aumento en el número de adolescentes adictos al juego.

La disponibilidad y el fácil acceso al juego, el marketing y la publicidad que se desarrolla alrededor, su adictividad, la situación de vulnerabilidad y la interacción de ciertas adicciones con el juego son factores que influyen enormemente en la aparición y el desarrollo de la ludopatía. Se calcula que en España el número de personas adictas al juego es de 1.500.000, siendo las máquinas tragaperras las que desde hace tiempo han acaparado el mayor porcentaje de ludópatas.

De hecho, España y Alemania son los países de la Unión Europea en los que más dinero se gasta en los juegos de azar.

Cómo detectar la adicción al juego
Existen una serie de características que suelen darse frecuentemente en las personas que padecen ludopatía y que, si se dan, alertan sobre la necesidad de buscar ayuda especializada antes de que esta adicción tenga unas consecuencias nefastas en la vida de la persona afectada.

En las personas adictas al juego se produce un significativo deterioro en su vida social, laboral, personal y familiar. La necesidad de apostar cada vez más para obtener la excitación necesaria hace que, a medida que el juego avanza, las cantidades de dinero que se apuesta sean más y más altas.

En la ludopatía, abandonar el juego o reducir la propia conducta resulta extremadamente difícil, a pesar de intentarlo repetidamente y de quererlo dejar. La persona adicta al juego no es capaz de lograrlo por sí misma, y se irrita o se pone nerviosa cuando trata de dejarlo.

La persona adicta piensa en el juego de manera continua, recuerda momentos en los que ha obtenido buenos resultados o ganancias y piensa constantemente en superar obstáculos que le impiden conseguir dinero para jugar de nuevo. Habitualmente, el ludópata juega cuando siente culpabilidad, desamparo, depresión o ansiedad.

Otra característica es la necesidad de recuperar el dinero que se ha perdido en apuestas, por lo que se vuelve a jugar otro día para tratar de lograrlo. Eso hace que se mienta a los allegados y los familiares para justificar la adicción, y a pedir prestado dinero a personas conocidas para aliviar la delicada situación financiera que las pérdidas y las deudas contraídas por las apuestas han provocado.

Leave a comment

Your email address will not be published.