Psicólogos en Torrejón de Ardoz - Madrid

Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologoentorrejon@gmail.com

La hipocondría y sus síntomas

La hipocondría y sus síntomas

Como sabemos, la hipocondría es un trastorno cuya característica principal es el temor y la preocupación a sufrir una grave enfermedad a pesar de que no haya motivos que justifiquen esa idea, y mucho menos indicios médicos contrastados que lo confirmen.

Las personas hipocondríacas se preocupan tan obsesivamente por su salud y por la enfermedad que temen parecer que cualquier síntoma poco habitual en ellas pero sin demasiada importancia como mareos, erupciones en la piel, la aparición de un lunar, los problemas estomacales, las molestias musculares o los dolores de cabeza les causan una gran inquietud y ansiedad.

Cabe la posibilidad de que la persona que padece hipocondría esté realmente enferma, de mayor o menor gravedad, pero se fijen o bien en síntomas menos importantes de la misma, o síntomas adicionales.

Otra característica de estas personas es que, sin padecer enfermedad alguna, el malestar que sienten psicológicamente les lleve a desarrollar síntomas reales similares a los de la enfermedad o a los de otro trastorno, como los cambios en la salud que provocan los pensamientos de tipo obsesivo y la ansiedad.

Las causas de la hipocondría pueden tener un origen social, o un origen familiar. Este último caso se da cuando alguno de los padres, o abuelos, o cualquier otro integrante del núcleo familiar se preocupa de manera constante por padecer enfermedades, y esta negatividad acerca de la salud sea adoptada por la persona que posteriormente desarrolla este trastorno.

Los síntomas de la hipocondría
Los síntomas que sienten las personas que padecen este trastorno son diferentes. Y es posible que se den en el sujeto unos síntomas de tipo orgánico que en los análisis, pruebas y chequeos no aparezcan.

  • Ansiedad. Uno de los síntomas más habituales y comunes de la hipocondría. La persona se mantiene tan obsesionada constantemente con su salud y sus constantes vitales que cualquier síntoma o sensación extraña les provoca una angustia y ansiedad muy fuertes.
  • Preocuparse en exceso. Esa preocupación por la salud ya mencionada lleva al sujeto a autoexaminarse y autodiagnosticarse aunque no tenga conocimientos de medicina, así como a dudar del diagnóstico que le da el médico cuando acude a la consulta o el servicio de urgencias. Cuando debe someterse a cualquier chequeo o análisis, suele aumentar la preocupación ante el temor de confirmar una enfermedad grave.
  • Miedo intenso. Otro de los síntomas más comunes, hasta el punto de que la persona convencida de padecer la enfermedad quiere que se le diagnostique la misma sea como sea, o bien teme ir al médico por esas sospechas negativas se confirmaran. Otra manera de presentarse este miedo es mediante la propia privación de realizar actividades que podrían llevarle a contraer cualquier enfermedad, o mediante cambios en los hábitos de alimentación o de su vida.
  • Estado de ánimo cambiante. Al tener la convicción de que experimentan síntomas de una enfermedad o de encontrarse enfermo, el estado de ánimo cambia y se vuelve más negativo debido a la irritabilidad y angustia que le provoca el temor por su salud.

Si la hipocondría se mantiene en el tiempo o empeora, la persona afectada puede llegar a aislarse y recluirse para tratar la enfermedad que creen padecer, lo que le impide llevar una vida normal.

Leave a comment

Your email address will not be published.