Psicólogos en Torrejón de Ardoz - Madrid

Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologoentorrejon@gmail.com

El beneficio psicológico del amor por las mascotas

El beneficio psicológico del amor por las mascotas

Perros, gatos, conejos, pájaros, tortugas… son animales que pueden haber formado, o que forman, parte de una familia. Todo el que tenga o haya tenido mascotas seguramente sabe el privilegio que supone tenerla y los beneficios que aporta a nivel psicológico. A pesar de que a veces puedan volvernos locos y sus gracias no nos parezcan tan divertidas,

En una investigación llevada a cabo en la Universidad de Miami comparando personas que tenían mascotas con otras que no las tenían, se comprobó que los primeros, entre otros beneficios, gozaban de una mayor autoestima, su sensación de soledad era menor y se encontraban en un mejor estado físico.

En otros estudios se ha podido constatar, por ejemplo, que a las personas que tienen acuarios les afecta menos la ansiedad, o que el deseo de interactuar socialmente es mayor en los propietarios de perros.

De hecho, como muchos sabemos, hay animales que se utilizan en terapias. Una prueba más del beneficio a nivel tanto físico como emocional que aportan.

Algunos de estos beneficios se pueden ver a continuación:

  • La autoestima se ve muy favorecida.
  • Fomentan los sentimientos de carácter positivo.
  • Permiten tener una relación con otro ser que no resulta amenazante.
  • Ayudan a desarrollar empatía.
  • La sensación de soledad es menor.
  • Gracias a ellos podemos experimentar el amor incondicional y la aceptación sin juicios.
  • La ansiedad y el estrés disminuyen.
  • Su cuidado nos hace sentirnos competentes.
  • Proporcionan sensación de seguridad y confianza.
  • Mejoran la comunicación.
  • Se desarrolla la responsabilidad, especialmente en los niños.
  • Facilitan el descanso.
  • Las habilidades de socialización se ven favorablemente afectadas.
  • Aumenta a nivel general el bienestar tanto físico como psicológico.

Está claro que hay motivos más que de sobra para, se tenga la edad que se tenga, compartir la vida con un animal de compañía. Desde aquí os invitamos a todos a abrir el corazón a uno de estos “pequeños” y gozar de los beneficios que, en más de una ocasión, serán más de los que nosotros mismos les daremos.

Leave a comment

Your email address will not be published.