Psicólogos en Torrejón de Ardoz - Madrid

Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologoentorrejon@gmail.com

La importancia de decir adiós y continuar tras una despedida

La importancia de decir adiós y continuar tras una despedida

A lo largo de la vida todo el mundo experimenta separaciones, vive el final de historias (relaciones, trabajos, sueños, acontecimientos) independientemente que quiera o no que terminen. Siempre habrá que decir adiós y renunciar a algo, y cuando no queremos perder ese algo resulta especialmente doloroso.

algunas despedidas las consideramos como parte de la vida y como algo natural, y por ello lo asimilamos con más facilidad. Pero en otras ocasiones nos queda un vacío que no sabemos cómo llenar por el vínculo afectivo que habíamos establecido con la persona, el deseo o el puesto de trabajo que teníamos.

Es totalmente normal, tras sufrir una pérdida, tener sensación de tristeza, angustia, culpa o rabia, pues a menudo el dueño requiere desprendernos de los lazos afectivos de cariño y/o lealtad que teníamos. Además, tras una despedida es necesario readaptarse al ambiente y establecer nuevas relaciones.

Para que este proceso no sera tan duro y nos quede sólo un buen recuerdo, hay cinco pasos que propone la especialista Stephanie Sabar:

  • Aceptar la realidad constatando la ausencia.
  • Permitirnos a nosotros mismos sentir dolor, tanto por las sensaciones que ya hemos comentado como también por la vergüenza, el miedo o el alivio.
  • Adaptarnos y compensar el papel que tenía lo que hemos perdido, para lo cual necesitaremos apoyos externos y personales.
  • Volcar en otra situación parte de nuestra energía emocional. Siempre hay otras relaciones y trabajos que tenemos o que llegarán.
  • Mantener el vínculo con los que hemos perdido haciendo que ocupe otro lugar (por ejemplo, una representación interna).

El duelo será más saludable y llevadero si sabemos despedirnos, dejarlo marchar lo perdido sin tratar de aferrarnos a ello y darle otro lugar dentro de nosotros, rehaciendo nuestra vida sin cerrar la herida en falso. Y para que esto resulte menos difícil hace falta una base social adecuada y un buen conocimiento de nosotros mismos, de los recursos en los que nos podemos apoyar y de cómo gestionamos las emociones.

Si sabemos cómo aprovechar el recogimiento interior y cómo encontrar recursos nuevos, el duelo será una buena oportunidad para nuestro autocrecimiento.

Leave a comment

Your email address will not be published.