Psicólogos en Torrejón de Ardoz - Madrid

Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologoentorrejon@gmail.com

Cómo conseguir que los niños ayuden en casa

Cómo conseguir que los niños ayuden en casa

Si para los que somos más mayores las labores del hogar suelen resultar monótonas, repetitivas y frustrantes, imaginemos lo que tiene que ser para los niños. Porque nosotros, al fin y al cabo, nos sabemos organizar y somos conscientes de lo que podemos tardar en hacer estas tareas o lo que tendremos que esforzarnos.

Pero para los pequeños esto puede ser algo que se les haga muy cuesta arriba, y por eso no se suele tener éxito cuando se intenta integrar a los niños en las tareas de la casa.

Vamos a ver unos sencillos consejos que nos ayudarán a conseguir que los niños ayuden con algunas de las tareas del hogar.

Cada uno según sus posibilidades. No podemos pedirle llevar vasos de cristal a un niño de tres años, o fregar sin ayuda los platos a uno de 5. Las tareas que le pidamos deben ser acordes a su edad, adecuadas, y que le resulte fácil realizar.

Trabajar en equipo. Se puede pedir que cada uno se encargue de una parte de la tarea para que entre todos se alcance el objetivo. Por ejemplo, a la hora de poner la mesa uno puede llevar las servilletas, otro los cubiertos si su edad lo permite, etc. Esto también se puede hacer a la hora de limpiar el salón, las habitaciones… Los adultos por su parte, además de sus tareas deberán supervisar lo que hacen los niños, así como ayudarles y motivarles para que lo hagan de buena gana.

Incentivar. Siempre es bueno querer lograr objetivos, y una manera de ayudar a esto es premiando a los niños cuando tienen constancia y no hay que andar insistiéndoles para hacer la tarea que se les ha pedido. Premiarles ayuda a que sean constantes y no haya que repetirles que hagan lo que se les ha dicho.

Una buena manera de premiarles es utilizando un sistema de puntuación mediante el cual se les de un punto siempre que lo hagan sin tenérselo que repetir, y no se les de cuando no lo hagan o tarden demasiado. Esto, además de ayudar a premiar, evita los castigos pues en lugar de ello lo que se hace es no darles puntos. Con estos puntos se les puede dejar que elijan lo que hará la familia el fin de semana, se les permitirá hacer alguna actividad con sus amigos, o se les regalará ese capricho que tienen tantas ganas de conseguir. De esta manera se motivará al niño y no hará de mala gana las tareas.