Psicólogos en Torrejón de Ardoz - Madrid

Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologoentorrejon@gmail.com

Dime qué personalidad tienes y te diré qué enfermedades podrías padecer

Dime qué personalidad tienes y te diré qué enfermedades podrías padecer

Según los especialistas, hay cuatro clases de personalidad que tienen una directa relación con ciertas enfermedades, algunas incluso mortales. Siempre viene bien conocer nuestra personalidad para mejorar en autoconocimiento, para saber qué deberíamos cambiar, pero también para ser conscientes de los riesgos, incluso relacionados con la salud, que se puede correr al ser de una manera o de otra.

Tipo A
En este tipo encontramos a personas que se involucran enormemente en su actividad laboral, tanto que pueden llegar a sufrir dependencia. Esto les hace distanciarse de los demás y correr el riesgo de tener problemas familiares.

Son personas que suelen mostrar poca tolerancia a las opiniones de otros y comportarse de manera hostil o incluso agresiva, interrumpiendo a los demás cuando hablan y alzando la voz. Tienden también a hablar con rapidez, y eso hace que a menudo dejen inconclusas algunas frases.

Estos sujetos a nivel físico son muy tensos, y esta tensión suele reflejarse en su expresión facial. Es precisamente la tensión la que hace que corran el riesgo de padecer enfermedades cardíacas como tener la tensión arterial demasiado alta o aumentar la frecuencia cardíaca.

Tipo B
En este grupo se encuentra el tipo de personalidad más común, la de aquellos que no se sienten superiores a otros y que disfrutan con plenitud su tiempo libre. Se trata de personas pacientes y relajadas que se alejan del estrés con el fin de disfrutar la vida. Eso, a su vez, hace que sean personas muy creativas.

Esta personalidad es la que hace que suelan encontrarse alejadas de enfermedades psicológicas.

Tipo C
Las personas que encajan con este tipo de personalidad son las que hacen todo lo posible por ocultar o negar sus sentimientos y reprimir sus emociones. Esto les convierte en sujetos con poca asertividad y que se preocupan más por los otros que por sí mismos. La consecuencia es que sus propias necesidades y deseos se quedan a un lado.

Al pensar tanto en los demás, suelen mostrarse calmadas y pacientes, pero esto es sólo la imagen que dan ante el resto.En el plano personal, la autocrítica y la sensación de culpa son una constante.

Por ello, esta personalidad favorece que padezcan enfermedades autoinmunes, así como depresión.

Tipo D
El último grupo es el de las personas que son infelices y en las que la negatividad se da de forma constante, independientemente de la situación o el momento. Eso les lleva a vivir en un eterno pesimismo, preocuparse en todo momento y tener un alto nivel de irritabilidad.

Estas personas suelen padecer depresión y ansiedad y son propensas a tener problemas cardiovasculares.