Psicólogos en Torrejón de Ardoz - Madrid

Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologoentorrejon@gmail.com

Fases por las que pasa el desamor

Fases por las que pasa el desamor

Cuando una relación termina, el desamor debe pasar por una serie de fases para que pueda superarse de manera adecuada. Y todas estas etapas son necesarias, ya que a pesar de que pueda parecer más agradable saltarse alguna de ellas, a la larga el no haberlas experimentado podría hacer surgir los problemas.

Las diferentes fases del desamor no están ahí únicamente para hacernos sufrir sino también para ayudarnos a aprender, que al fin y al cabo es lo que nos ayuda a desarrollarnos y crecer a nivel personal.

Por eso, vamos a conocer estas diferentes etapas del desamor.

  • Etapa de confusión. El desconcierto es la primera reacción que surge cuando se produce una ruptura inesperada. Nos quedamos paralizados, desorientados, presas del estupor y la incredulidad. Nuestra mente se centra en la pérdida mientras el resto de cosas pasan a un segundo plano. La etapa de confusión puede durar unas horas, o alargarse hasta un mes. Pero no debe durar más, y si se alarga en el tiempo puede que necesitemos ayuda.
  • Etapa de negación. En esta fase lo que destaca es la incapacidad de la persona para aceptar lo ocurrido (el fin de la relación). Se intenta recuperar por todos los medios a la ex pareja, y hay personas que nunca son capaces de aceptarlo y se quedan estancadas durante años en este punto esperando que la relación vuelva a existir algún día.
  • Etapa de rabia. La rabia es una emoción que nace de haber sido heridos, y es normal sentirla en algunos momentos. Esta emoción puede crear sentimientos de odio o de asco hacia la otra persona, y es tan potente que puede hacer que surja la irritabilidad, la frustración y la ansiedad. El lado positivo de la rabia es la motivación que nos da en ocasiones para seguir adelante y la ayuda que brinda para superar malos momentos, pero su lado negativo (además de los sentimientos de odio y asco que hemos mencionado) es la probabilidad de que nos lleve a utilizar a otros para hacer daño a nuestra ex pareja, como los hijos que se tienen en común o personas con las que se inicie una nueva relación.
  • Etapa de tristeza y depresión. En esta fase la sensación principal es la de vacío y soledad, y en ocasiones puede hacer que busquemos otra relación, aunque no sea adecuada, para llenarlos. La pena no sólo se siente por perder a la otra persona, sino también por el tiempo que se ha pasado en común y por el fracaso del proyecto de pareja. La tristeza puede llevar a una depresión que nos mantenga estancados en el mismo lugar y que dure años. Es una emoción necesaria, que debemos experimentar, y durante la cual podemos desahogarnos con nuestros amigos, nuestra familia, o con la ayuda de un especialista si es necesario. Pero no se debe caer en el error de desarrollar conductas autodestructivas como la adicción al alcohol o drogas, o el tener diferentes relaciones encadenadas.
  • Etapa de resignación. Suele ser la más difícil durante el desamor, ya que es la fase en la que decimos adiós. Hay que aceptar que la relación se ha terminado si queremos recuperar la energía necesaria para seguir adelante por nosotros mismos.
  • Etapa de reconstrucción. En este momento comienza a incrementarse el número de días alegres que tenemos y volvemos a centrar la atención en nosotros mismos. Es como volver a aprender a caminar, y con el paso de los días nos vamos sintiendo mejor. Pero tenemos que volver a desarrollar nuestra seguridad, autoconfianza, fuerza y amor propio.