Psicólogos en Torrejón de Ardoz - Madrid

Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologoentorrejon@gmail.com

La melancolía y la manera de superarla

La melancolía y la manera de superarla

Prácticamente todos pasamos a lo largo de nuestra vida por algún periodo de melancolía, una sensación relacionada con la tristeza que nos lleva a recordar momentos, experiencias o relaciones agradables que tuvimos y que ya no se pueden recuperar. Recuerdos que nos hacen sentir tristes.

La melancolía se manifiesta mediante diferentes síntomas, y muchos de ellos son fáciles de imaginar para cualquiera: tristeza y apatía, añoranza de momentos del pasado, cansancio y agotamiento, falta de energía, desgana y dificultad para concentrarse.

Cuándo se convierte en patológica
Ya hemos mencionado que cualquiera podemos tener periodos de melancolía. Y por regla general, añorar los momentos del pasado es algo de corta duración, como cuando en algún momento del fin de semana vemos fotos de esa época que fue maravillosa.

Cuando el problema se vuelve muy serio es en el momento en que la melancolía es constante y pasamos todo el tiempo recordando el pasado, sin centrarnos en el momento actual de nuestra vida. Cuando eso ocurre, este estado pasa a ser una patología que necesita ser tratada adecuadamente ya que, de lo contrario, puede pasar a ser un constante estado de depresión enormemente grave.

Superar la melancolía
Mantenernos anclados en el pasado es un síntoma de carencias existentes en el presente. Por eso hay que trabajar en superarlo, y para ello podemos seguir ciertos consejos.

  • Mantener la atención en el presente.
  • Valorar todo paso, por pequeño que sea, para mejorar nuestra situación actual en los aspectos de nuestra vida con los que estemos insatisfechos como nuestras relaciones personales, nuestra vida social, o nuestra situación profesional.
  • Tratar nuestro presente y nuestro pasado con completa objetividad, ya que el pasado es algo que se idealiza muy a menudo
  • Establecer objetivos pequeños para mejorar nuestra vida y esforzarnos por lograrlos.
  • Tener actividades para realizar, que nos agraden y nos gusten.